CIUDAD SAGRADA DE CARAL

CIUDAD SAGRADA DE CARAL
LA ARQUITECTURA ESTUDIA EL ESPACIO Y LA CULTURAL DEL HOMBRE

About Me

My photo
LIMA, LIMA, Peru
INSTITUTO DE LA TECNOLOGIA Y LA CULTURA ANDINA-AMAZONÍA.

Friday, June 23, 2006

LA PROPUESTA DE LA UTOPIA EN LA ARQUITECTURA/ ARMANDO ARTEAGA

LA MODERNIDAD EN LA ARQUITECTURA *

LA PROPUESTA DE LA UTOPIA EN LA ARQUITECTURA

Por Armando Arteaga

La idea de progreso y de los conocimientos mate­riales comienzan en Euro­pa durante los siglos XVII y XVIII, desde la formación de la Sociedad Real (1662) para dar vida al sueño de Bacón en su Nueva Atlántida, y mucho más antes en los indicios de la misma "Utopía" de Thomas Moro (1516), en el que aparecen los primeros instantes de la idea del progreso como fuerza arrolladora hacia el futuro. Curiosamente, el recuerdo más ilustre de la "utopía" viene desde los días de la "Nueva At­lántida" y que alguien irónica­mente peruano ha llamado "Nueva Antártida", primer ejemplo de ficción científica es­crita por Bacón: "Se trata de unos navegantes que arriban a una isla imaginaria no lejos del Perú, esa isla está llena de labo­ratorios, donde se producen llu­vias, nevadas, tempestades, ar­co iris, y ecos, y donde se con­servan por medios mecánicos, la música, y se presentan pro­yectadas artificialmente, imágenes de ceremonias y batallas, hay astilleros que fabrican na­ves que viajan por el aire o debajo del agua. Hay manzanas cuyas fragancias son curativas, hay jar­dines botánicos y zoológicos que reúnen, mediante experimentos de cruza, todos los espacios po­sibles". Recordemos que Francis Bacón (1561 -1626), era filó­sofo.

La utopìa de Moro.
Y volviendo a Bacón, vale la pena recordar, cuàn cerca an­dábamos los peruanos a la vi­sión de la "utopía" de los europeos y cuàn lejos estamos ahora (en este “futuro”) de aquella "uto­pía" por cierto hermosa y aris­totélica como son todas las utopías. En todas las épocas de la his­toria han habido intentos de an­ticiparse en el tiempo creando imágenes posibles, más o me­nos fantásticas, más o menos científicas, más o menos toma­das de la realidad, más o menos evasivas de esta misma reali­dad. La utopía, entendida como la construcción de "modelos idea­les", de difícil o imposible reali­zación en el momento en que se "diseñan" estas imagenes, ha sido y sigue siendo una actitud dual y con­tradictoria, muchas veces difí­cil de deslindar.

Luego de la llegada "ideal" del hom­bre a la Luna, la imaginación ha viajado a través de los siglos. Proyectos y concepciones que se contradicen con las condicio­nes existentes del planeta, pero son un alarde del vigoroso desarrollo tecnológico que vivimos. Son válidas las aspiraciones de una arquitectura de la utopía, y sus modelos, en lugar de repre­sentar instrumentos en donde se desborda el acondicionamiento de "energías" de todo tipo: eléctri­ca, solar, atómica, el uso de equipos de transmisión de soni­dos e imágenes: vía satélite, internet, la comunicación celular, el video, etc; el uso de aire acondiciona­do, la fuerza neumática e hi­dráulica, el derroche abusivo de los materiales, donde es posible volver a usar racionalmente la rapidísi­ma evolución de los actuales medios tecnológicos y científi­cos.

Varios han sido los caminos experimentales de una "arqui­tectura de la utopía" recorrida por diversas vanguardias, des­de el manejo de la "aglomera­ción celular" que ha constituido el ensamble de "unidades modu­lares" entre si, tan trabajadas por el grupo japonés de los "metabolistas", hasta la "célula polivalente" de Chanéac, también la "casa diamante" de P. Maymont, los "sistemas proyectados" por W. Doring en materiales de plásti­co, los "sistemas de células enchufables - clip/on" , "los acopla­mientos" de por ejemplo: la "Cápsula - unit- tower" de W. Chalk, y la "Plugin City" del grupo inglés Archigram.

Proyecto Archigram 1.

El concepto de la "megaestructura" abocó irremediablemente en la "utopía", las razones son simples y claras: cuando se plantea "lo megaestructural" co­mo oposición al "establishment", la salida es un "cul de sac". Me explico: la "megaestructura" ne­cesitaba para su realización del gran capital al que pretendía enfrentarse. Por eso, ningún proyecto llegó a realizarse en su original intensidad, y bastaría para clarificar esto, tomar el ejemplo del edificio-megaes­tructura más completo que se ha construido: el llamado "Cen­tro Pompidou", en cuyo mismo nombre se explica el camino que siguió la "megaestructura".


Archigram 2.

Estoy de acuerdo con la pro­puesta de Peter Cook en su "Ar­quitectura: planeamiento y ac­ción" cuando habla del edificio como operación: "El proceso de conformación de un edificio es­tá determinado por una serie de ideas abstractas ubicadas en un extremo, y una serie de restric­ciones puestas en un gran número de condiciones varia­bles (y a menudo incoherentes) ubicadas en el otro extremo. No existen condiciones ideales para cons­truir, ya sea que las dimensionemos en términos geográficos, políticos o de cualquier otro orden. No cabe duda de que, en el número de condiciones y restricciones que se ubican sobre la línea que une requisitos, conceptos e in­tenciones, se ha multiplicado co­mo producto del refinamiento de nuestra sociedad". La única propuesta válida, para salir del "cul de sac" (callejón sin salida) que nos planteaban esos tiempos (dé­cada del 60) de 1966, el de las premisas del "Archigram", y de la obra de Cook, era esa vuelta a la invención de la "megaestructura". Son posibles todavía las "Arcadias", si se ponen, en la orden del día, aquel sentido común "utilitario" de los distintos episodios constructivos por donde nos han hecho transitar las sen­sibles propuestas "utópicas" de las páginas del "Archigram".


Archigram 3.

La revolución científico-técnica plantea a la humanidad el problema de las relaciones del hombre con la naturaleza. Na­die exagera cuando se habla de las altas proporciones de contamina­ción, de las escasas provisiones de agua, de gas, etc, en la "me­gaestructura - nave espacial- Tierra".

La utopía debe venir con el propio progreso científico - téc­nico, tal como se originó la sen­sación intuitiva de que de algún modo, la belleza y la máquina, se reconocen entre sí. Lógicamente, la utopía siempre vivirá consciente en el gran diseño de un edificio, ese artefacto fasci­nante.

*Del libro "La Modernidad en la Arquitectura".

(Publicado en el Diario El Peruano, 23/09/1991)

2 comments:

Idoia said...

Hola,

qué interesante todo lo que has escrito sobre la arquitectura utópica.
Estoy interesada en el tema,de hecho he comenzado a investigar para escribir un trabajo para la universidad. Sería posible que nos pusiéramos en contacto?

Te dejo mi correo elecetrónico:
metropolis_7@hotmail.com

Ivan Ignacio said...

Haciendo un trabajo para la historia dela arq 3 sobre Jean Nouvel llegue aqui, tal vez esto me ayude a entender que hacia en mayo del `68 y x q Virilio despues entro como catedratico.

Saludos y pasate por mi blog de literatura